IR A LA NIEVE CON PERRO: 6 consejos para una excursión perfecta


Antes de planear una excursión invernal, repasa todos estos consejos para ir a la nieve con perro. ¡A ellos les encanta pero hay que tener precauciones!

No, no es nuestra becaria @thecongashow pero ojalá ella tuviera este pijama de Batman 😂

Una de las cosas más maravillosas que tiene el invierno es la época de nieve. Cuando nieva lo suficiente para que esta cale y cubra con un manto montañas y bosques, el resultado es espectacular. Además, la mayoría de perretes disfrutan un montón saltando y rebozándose con ella, ¿es el caso del tuyo? Si todavía no le has llevado, ¡prepárate para reírte viéndole jugar!

La cuestión es saber que antes de nada hay que tomar unas medidas de seguridad previas. Aunque la nieve sea muy divertida, también tiene sus peligros y hay que saber cómo evitarlos. Por si alguna vez te habían surgido dudas respecto a los pasos a seguir antes de salir de casa, te las resolvemos de forma muy sencilla y rápida. ¡Saca papel y boli!

1. Abrígale

ir a la nieve con perro abrigo

Como hemos comentado en más de una ocasión, los perretes también pasan frío. Antes de nada debes tener en cuenta la raza, edad y pelaje de tu peludo, ya que según estas condiciones variará su capacidad de exposición al frío.

A partir de ahí, si es necesario con el consejo de tu veterinario, deberás abrigarle debidamente. Asegúrate de que la ropa sea cómoda y muy importante: impermeable. De esta manera evitarás un resfriado, e incluso una neumonía.

2. Protege sus patas

ir a la nieve con perro patas

Sabrás que sus patas, concretamente sus almohadillas, son una de sus partes más delicadas. Así que antes de ir a la nieve con perro, asegúrate de que llevan la zona bien protegida para evitar que se agrieten, se congelen o se quemen por el frío.

En tiendas veterinarias puedes hacerte con reforzadores para las almohadillas o también puedes valerte de vaselina, poniéndole en la zona varias veces al día. Recuerda ir revisando sus patitas durante la excursión para anticiparte a cualquier susto.

3. Seguridad ante todo

ir a la nieve con perro seguridad

Las zonas de nieve muchas veces conllevan zonas de ocio para esquíes, trineos y demás. Antes de salir, investiga la zona para conocer de antemano a lo que te expones. Meterse en una zona así podría provocarle algún accidente o provocárselo a los demás, así que en las zonas críticas llévale atado y muy vigilado. Mucho cuidado también con los aludes, revisa la previsión meteorológica y el riesgo de la zona.

4. Alimentación e hidratación

ir a la nieve con perro comida

Para salir a juguetear por la nieve necesitan una dosis extra de energía y de hidratación, ya que la producción de calor lo requiere en mayor medida. Prepárale una comida más energética o dale un suplemento nutritivo. Además, recuerda llevar grandes cantidades de agua para que tu peludo vaya siempre hidratado.

5. Cuidado con el sol

ir a la nieve con perro sol

Otra de las precauciones que hay que tener a la hora de ir a la nieve con perro y que muchos pasan por alto es el sol. Aunque el clima sea frío, el efecto del sol sobre la capa nevada es similar al que sucede en la playa, con lo que la exposición es mayor de lo habitual. Evita que tu peludo esté expuesto mucho tiempo, protégele con protección solar especial para él y descansa de vez en cuando en zonas con sombra.

6. A la vuelta

ir a la nieve con perro secar

Una vez acaba la excursión es importante que le hagas una concienzuda revisión. Por ejemplo, revisa que sus patitas no estén agrietadas, que no se haya resfriado o que no tenga nada dentro de las orejas.

Además, asegúrate de secarlo bien, ya que la humedad se retiene en el pelaje y podría jugarle una mala pasada. Hazte con una buena toalla, y si es necesario con un secador. ¡Y avísanos si necesitas ayuda!

– ✻ –

Una vez estudiadas todas las precauciones, ¿sabes dónde ir con tu perro a la nieve? ☃️