GOLPE DE CALOR EN PERROS: Cómo reconocerlo y cómo actuar


¿Estás muerto de calor a todas horas? ¿No sabes ya qué hacer para sacar a pasear a tu perrete y que no se te derrita? Sí, ha llegado el verano con fuerza. Y hay que tener precaución: ¡tu perro podría sufrir un golpe de calor!

golpe de calor

Pero ¿qué es un golpe de calor?

El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia, una subida del calor corporal hasta tal punto que hay riesgo de daños y mal funcionamiento de los procesos fisiológicos. Puede tener efectos temporales o irreversibles, dependiendo del tiempo de exposición y la temperatura.

La temperatura corporal media de un perro es de 39º. Cuando supera esa cifra, se empiezan a desencadenar una serie de fallos internos, y el sistema termorregulador del animal empieza a perder el control, pudiendo desencadenar en resultados fatales.

¡Vamos a evitarlo!

Los signos de que mi perro está sufriendo un golpe de calor

golpe de calorSi observas cualquiera de estos síntomas, tu perro podría estar sufriendo un golpe de calor. Ellos son más sensibles a las altas temperaturas. Una larga exposición a ellas resulta incómoda para el humano, pero al perrete le puede costar la vida en cuestión de minutos. ¡Hay que estar alerta!

¿Cómo puedo protegerle de un golpe de calor?

Evitar los esfuerzos durante las horas de mayor temperatura y los periodos prolongados de exposición a estas. En periodo de canícula, es importante que tu perrete no haga ejercicio, o podrá ser víctima de un golpe de calor. Es mejor elegir periodos más frescos como las primeras y las últimas horas del día, y buscar siempre la sombra. Lo mismo ocurre con los horarios de comida: si lo hace bajo altas temperaturas, podría sufrir problemas con su digestión.

Elegir caminos más frescos. Si elegimos caminos expuestos al sol, el perro podría quemarse las almohadillas, por donde él se refresca. Haremos la siguiente prueba antes de salir a pasear: pon la mano en el suelo, ¿quema tanto que no aguantas 5 segundos? Entonces él tampoco.

Que tenga agua siempre disponible. Es lo más importante, que esté fresca y renovarla a menudo. Si vais a salir a pasear, aunque pienses que no hace tanto calor, lleva contigo una botella de agua para él, ¡le hará falta!

Utiliza un parasol, ¡los perretes también se queman! Si te vas de picnic, a la playa, o a cualquier viaje en coche, esta es una manera de proteger a tu perro de un golpe de calor.

Refréscale a menudo. Lo ideal para atenuar el calor del cuerpo de tu perro es coger un trapo húmedo y pasárselo por la cabeza, el cuello y el estómago hasta los muslos. También podemos llevarnos un pulverizador o un chaleco refrescante, pero siempre es importante que el agua que usemos no esté demasiado fría o podría provocarles un shock.

NUNCA dejarlo solo en el coche. Da igual que esté a la sombra o no, o si has bajado un poco las ventanillas. Nada de eso ayudará a tu perro, que en cuestión de 10 minutos podría sufrir un grave golpe de calor.

Dejarlo siempre en una habitación fresca cuando salgamos de casa. Un espacio no ventilado o reducido como el de los balcones, transportines o bodegas de barco y avión son entornos favorables para un golpe de calor, ¡cuidado!

Y si ya lo está sufriendo, ¿qué hago?

Si sospechas que tu perro podría estar sufriendo un golpe de calor, no lo dudes, debes acudir al veterinario más cercano lo más rápido posible. Es importante no bajarle la temperatura de golpe, sino poco a poco, mantener la calma, y seguir una serie de pasos:

golpe de calor

Pero lo más importante es que lo lleves a la clínica más cercana enseguida. Aunque pienses que todo ha pasado, él podría haber sufrido daños internos a causa del golpe de calor, o no estar fuera de peligro. Confía siempre en tu veterinario ante estas situaciones.

La rapidez en tu reacción es crucial para salvar la vida de tu perro. ¡Toma precauciones y disfrutad del verano juntos!