BOZALES EN VERANO: ¿Cuáles son buenos y cuáles peligrosos?


Algunos bozales son peligrosos para la salud de nuestros peludos, e incluso más si son utilizados en épocas de calor. ¿Sabes cuál son los correctos bozales en verano?

bozales en verano

Tenemos que tener muchas cosas en cuenta a la hora de elegir cualquier accesorio, la primera es que los perretes son más sensibles al calor que nosotros los humanos.

Su cuerpo no transpira igual que el nuestro y por ello su exposición a altas temperaturas puede ser muy perjudicial, ya que tienen una mayor dificultad para refrigerar su cuerpo.

Cualquier impedimento en las partes del cuerpo que utilizan para refrigerarse, como la lengua, puede ser mortal. Por eso, cuando tu perro necesite uno de estos accesorios (por ejemplo para cumplir la normativa al subir al metro) es importante tener en cuenta una serie de cosas antes de decidir utilizar bozales en verano:

1. El jadeo puede ser un signo de alarma

bozales en verano jadeo

Nosotros los humanos tenemos glándulas sudoríparas repartidas por toda la piel, cosa que ellos no tienen. Los peludos jadean para refrigerarse y los bozales en verano impiden que puedan perder calor de este modo.

La temperatura corporal normal de un perro oscila entre los 38°C y los 39°C. Cuando el animal detecta un exceso de calor, su organismo se pone en marcha y bombea la sangre caliente hacia la zona de la lengua.

Mediante este proceso, el vapor de agua caliente procedente de los pulmones se condensa al tocar las mucosas de la boca y la lengua, que están más frías. El jadeo es normal después de realizar algún ejercicio, pero cuando el ritmo se acelera demasiado o bien va acompañado de babas, puede estar anticipando un peligroso golpe de calor.

2. Los peludos de hocico chato, víctimas del calor

Razas de peludos con hocicos chatos (razas braquicéfalas) como los boxers, bulldogs, carlinos, etc., tienen las vías respiratorias acortadas. Con estos peludos hay que tener especial cuidado en épocas de calor ya que su capacidad de refrigeración es menor. 

Debemos tener en cuenta también que los perros con sobrepeso, los perros ancianos, los cachorros y aquellos que padecen alguna enfermedad son, también, especialmente sensibles al calor. ¡Necesitan que se les preste una atención especial!


¿Qué bozales en verano son peligrosos?

El bozal de lona o nylon. Este bozal es de los más peligrosos para utilizar en verano porque impide que el perro autorregule su temperatura a través del jadeo. Además, el bozal de nylon, al ser tan ajustado impide beber agua al perro para mantenerse hidratado. Con este tipo de bozales, hay más riesgo de golpe de calor.

¿Qué bozales en verano se recomiendan?

El bozal de cesta. Estos bozales están totalmente ventilados y ofrecen la máxima seguridad. A primera vista puede parecer un poco aparatoso, pero por sus características es uno de los mejores, ya que permite el jadeo e incluso que beban agua o se alimenten. Y lo más importante es su seguridad, ¿verdad? Tu perro irá más cómodo y seguro con este tipo de bozales en verano. 

Así que recuerda, cualquier bozal que no le permita jadear, ¡no es adecuado para él!


Si tu perro tiene problemas para utilizar el bozal, ¡no olvides la importancia de consultar con un profesional para su adaptación!